13 de marzo de 2016

Afonía


Lo que le que le hizo tomar la decisión de no volver… 
Fue la mirada que le retornó el espejo, no dijo nada… Porque hacía tiempo que no tenía voz. 

Empezó al poco de casarse. Manu se había vuelto muy irritable, todo lo que ella hacía o decía, parecía molestarlo. No sabía qué le dolía más, si sus malas caras o sus palabras hirientes.


Primero, se acabaron las salidas con las amigas.
Manu las despreciaba porque le llenaban la cabeza de pájaros, aunque solo se echaban unas risas y compartían sus vidas.

Después, renunció a maquillarse.
Cuanta más intensidad veía él en su rouge de labios más encendidos eran sus celos, que acababan en una acalorada discusión en la que ella siempre perdía.

Su móvil pasó a ser compartido, Manu lo cogía cuando quería y aunque no le gustaba, nada le decía.

Olvidó su Facebook y su Instagram.  Un Me gusta o un Like desembocaba en una sarta de insultos y recriminaciones que parecían no tener fin.

El doble check y la última conexión del whatsapp, su condena.

Su trabajo, fue lo siguiente.
Manu ya se valía para mantenerla, ella donde mejor estaba era en casa.

Y por último, sus estudios… Esos que, a punto de terminar, quizás, le hubieran dado la oportunidad de un futuro. Pero ahí ya no fue Manu, fue ella que sabía que era más corta que el cordón de un zapato y no sabía nada.

Nunca la tocó, no era necesario.

Y con cada renuncia, su voz desaparecía.
La primera vez, lo achacó a un resfriado mal curado.
La segunda, duró algo más pero no consultó a nadie.
La tercera, después de renunciar a sus estudios, desapareció y no volvió.

A ella no le molestaba, a Manu sí y empezaron la peregrinación de consultas médicas. El último doctor afirmó que era de tipo nervioso, pero Manu lo rechazó de pleno, con su solo lo hacía para joderlo a él. 
Su tono hizo que el doctor la mirara, avergonzada ella negó con una sonrisa. ¿Cómo explicar su humillación cada vez que él la callaba? ¿Cómo contar que dar su opinión desembocaba en insultos? Su tú eres tonta y no te enteras de nada acababa cualquier discusión. No lo entendería.

Aprendió a callar y se le fue escapando la vida.

Cuando nació Kike, recuperó esa alegría perdida y ni su foca asquerosa, ¿cómo pude casarme contigo? borraban su sonrisa. Aunque él aumentó sus vejaciones, ella sabía que las merecía. 
Pero…
Aquel día, mientras el espejo le devolvía su mirada apagada, con el bebé en brazos, sintió vergüenza de lo que había hecho con su vida. Ella no era ni inferior ni menos que nadie, no quería pedir ni suplicar, ni que le dijeran qué decir, sentir o pensar, quería poder equivocarse porque no pasaba nada.

Sus ojos se posaron en los de Kike y su mirada inocente le rompió el alma. No dejaría que su hijo creyera que así se trataba a los que se aman.
—Mi niño, tu yo vamos a ser felices.
Mientras salían por la puerta sonrió, su voz y su vida habían vuelto.
.Image and video hosting by TinyPic

76 comentarios :

  1. Este relato lo escribí para contribuir con mi voz en decir basta a cualquier tipo de violencia contra las mujeres, para el 2º Concurso de relatos breves Asun Casasola, una iniciativa para erradicar, con nuestras letras, cualquier tipo de violencia.

    Me siento honrada de participar en iniciativas de este tipo e intentar colaborar en difundir el mensaje de que quien nos ama, no nos daña, no nos hace llorar.

    La mujeres somos iguales a los hombres y una sociedad solo se construye en la libertad de derechos, ideas y pensamientos de todos los que la componen, sean hombres o mujeres. Iguales.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Y así, sin que se den cuenta, algunas mujeres caen en una espiral de violencia que en muchos casos es irreversible.
      Quién te quiere, no causa daño en ti.
      Gracias, por colaborar en esta lucha sin fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias a ti Consuelo por tu visita.

      Estoy contigo en que sin darse cuenta se van aceptando conductas que dañan, y lo peor es que sin percatarse y al final están en el centro de una tortura de la que cuesta salir,pero de la que se sale.

      Creo que todos hemos de colaborar para acabar con esta barbarie, con los medios que podamos pero entre todos decir BASTA.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Ángeles por tu visita y comentario.

      Es terrorífica esa anulación de la persona que se hace en nombre de un amor que no existe, esa claudicación de las víctimas intentando agradar a aquellos que ni las quieren ni respetan, ese autoconvencerse que quizás la culpa es de ellas. Basta. Quien te quiere no te daña, no te humilla, no te ningunea ni te hace sentir inferior. Se trata de alejarse de aquellos que te hieren.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Excelente relato, Conxita, has descrito la violencia o la anulación salvaje hacia la mujer que le quita su voz, su identidad. Por eso, este relato es un grito por las que han sido enmudecidas. Saludos cariñosos. Lo compartiré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias MariaÉ por tus palabras.

      Como bien dices, hay muchas mujeres que han enmudecido, que no se atreven a decir basta, que siguen justificando en nombre del amor, actitudes que son injustificables, pongamos voz a quienes lo sufren.

      Ojalá cada vez haya menos mujeres con afonías, ojalá se oigan las voces de aquellas que han sufrido diciendo basta y viviendo otras vidas,

      Gracias por compartirlo, feliz domingo.

      Eliminar
  4. Muy, muy bueno.

    Quizá lo mejor que te he leído.

    Ese aumento del aplastamiento de la auto estima, ese hacer creer a la víctima que es culpable, ese enmudecer, borrarse para evitar problemas.

    me gusta el final.

    Me gusta que no quiera perpetuar la injusticia. Que no permita que su hijo crezca en ese ambiente.

    hay que salir por las puertas que encierran mas lagrimas que sonrisas. Siempre.

    Hay que darle oportunidades a la vida. Siempre.

    Hay que procurar que el fluir juegue a nuestro favor. Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille por tus palabras, me encanta que te haya gustado.
      Como bien dices, es ese ir minando la autoestima hasta que la afectada o el afectado (son menos pero también los hay) creen que tienen lo que se merecen y es nada.
      Mi protagonista al fin consigue luchar por su hijo, para que él no repita esas mismas conductas y no crea nunca que si alguien dice que te ama, eso lo convierte en tu propietario. El amor se vive en libertad y en igualdad, queriendo las diferencias que nos hacen distintos, no intentando anular voluntades ni cambiar a aquellos que decimos querer.

      Mi protagonista consigue decir basta, hay otra vida y va a buscar sonrisas.

      Feliz domingo, un saludito.

      Eliminar
  5. Excelente! La sumisión equivale siempre a dolor y esa idea a quedado muy bien reflejada en tu narración. Da pavor!!
    Feliz tarde de domingo.
    Comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marybel.

      Da pavor ver este tipo de relaciones, desequilibradas donde uno de los miembros somete al otro, a veces con malas caras, con lágrimas o discusiones oportunas para que el otro deje de hacer, poco a poco se aceptan cosas inadmisibles para evitar males mayores, como no salir con los amigos porque no le gustan al otro, como dejar que te inspeccionen el móvil y el correo, como dejar que te vigilen y te esperen despierto... Consiguen anular a la persona a la que dicen querer y la persona se engaña creyendo que eso es amor, y que es ella, el problema.

      Triste. Injusto. Cruel.

      Gracias por compartirlo.

      Feliz tarde de domingo también para ti.

      Eliminar
  6. Fantástico relato, Conxita, y durísimo por el tema que tratas. Me encanta lo bien que has reflejado la conducta del maltratador, la sumisión de su víctima y la pérdida del auto respeto. Ojalá existieran en estos casos más finales como el que tu has dado a la historia, que me parece genial.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari.
      Tienes razón que el tema es muy duro porque la realidad sigue siendo muy dura y siguen habiendo mujeres maltratadas.

      Se habla mucho de la violencia física porque desgraciadamente en muchos casos es mortal, pero la psicológica, es mucho más callada, menos aparente, anula a las víctimas y las deja convencidas de que no valen nada de nada y que se merecen todo lo que está pasando.
      Sí, mi prota puede decir basta, ojalá muchas mujeres digan basta a este tipo de situaciones.

      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  7. Digo yo: El noviazgo está para conocerse la pareja, Cuando alguien habla con otro aprenden a conocerse ambos.¿Porqué después en convivencia mutua se realizan esos cambios de personalidad tan abrumadores?
    Yo como persona adulta me doy cuenta de los hedonistas que son muchos hombres, que cuando tienen relaciones con mujeres intentan desempeñar el papel de machos dominantes. Veo con estupefacción la complacencia de ellas, se derriten de adoración por sus fuertes personalidades. ¿No se dan cuenta que están condenadas a ser dominadas? ¿A ser calladas y anuladas como personas completas que son? Sospecho que ciertas mujeres tienen muy bajo el nivel de autoestima; ellas no necesitan ser mantenidas, tienen voz propia, son seres autosuficientes, se valen por ellas mismas mucho mejor que el más completo de los hombres. Para empezar la mujer sabe y está capacitada para dar vida y lo máximo de sí mismas para sacar a sus pequeños adelante. El hombre piensa en muchas ocasiones que su implicación como educadores termina con el orgasmo.
    ¿No te parece que muchos de estos atropellos se solucionarían si las mujeres no se fijaran tanto en los especímenes más peligrosos potencialmente?
    Creo sinceramente que con conocimiento y respeto no habría maltrato. Y ante este denuncia y huida hacia adelante.Nunca y digo nunca, aceptar la violencia verbal o física.
    Un relato tremendo que me hizo recordar la película de : -Solo para tus ojos-
    Un placer leerte sensible mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco por tu comentario y por tus palabras.

      Como tú creo que no se debe aceptar nunca ningún tipo de violencia, quien lo hace una vez puede repetirlo, es algo que no se debe tolerar.

      ¿Por qué se aceptan relaciones tan destructivas? a veces porque la víctima ni siquiera es consciente de lo que está pasando, como en el relato al final cree que es su culpa.
      La autoestima, para este tipo de personajes es fácil de quebrar, son especialistas en hacerlo y por eso consiguen mantener este tipo de violencia.

      Educación, diálogo, romper estereotipos que aún imperan en nuestra sociedad, aprender a convivir y sobre todo respetando a las personas, sean hombres o mujeres y no tolerando ninguna falta de respeto ni en broma ni en serio.

      Hay mucho camino aún por andar.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  8. ¡Cuánto realismo! Apabulla. Apabulla que esta sea la realidad de tantas parejas hoy por hoy. Lo has presentado de manera convincente y sensible. Un estupendo relato, Conxita, y un placer haber disfrutado de tus letras -para nada enredadas- en esta tarde de domingo ;)!

    Un abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Paz, te agradezco el comentario y tus bonitas palabras para mi Enredando con las letras.

      Me alegra que te haya gustado el relato a pesar de la dureza de una realidad que, aunque nos pese, sigue existiendo.
      Creo que es algo de todos ir diciendo basta, que así no se quiere, que eso no es amor, que no se daña a quien se quiere, que nadie es posesión de nadie.

      Feliz semana.


      Eliminar
  9. A veces las cosas de tan obvias se escapan, como el sentido de la frase que has puesto de cabecera al post. No sólo quién quiere no daña sino que además quiere lo mejor para el otro.
    Pero esto no lo deben tener tan claro tantísimas mujeres que sufren vejaciones y humillaciones como las que ejerce Manu. Porque está claro que es su conducta la reprobable, pero la de la mujer que se deja humillar también lo es.

    Conxita, has relatado una historia que está a la orden del día con mucho tacto y también ocurrencia, pues la pérdida de su voz iba pareja a la pérdida de su dignidad como mujer,¡excelente!

    Un beso y feliz tarde noche de domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo.
      Es cierto que de tan obvio parece imposible que siga pasando, pues pasa y mucho más de lo que sabemos, porque las víctimas a veces no quieren saberlo y encima se esconde.

      Mi protagonista entró en un círculo de vejaciones y humillaciones que se hacían en nombre del amor, sin darse cuenta se va cediendo, para no tener problemas, para no tener malas caras, para no sufrir peleas...y al final acaban sintiéndose responsables, "se lo merecen". Salir de este círculo, desde fuera parece fácil, desde dentro necesitan ayuda. Mi protagonista lo consigue a través de esa mirada de su hijo, eso no es amor.

      Tal y como bien has visto Chelo, su pérdida de voz estaba ligada a su desvalorización como mujer, a la pérdida de su esencia, de lo que era y por eso la recupera cuando decide acabar con aquello que le hace daño.

      Gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Has relatado muy bien lo que muchas mujeres pasan en soledad y no son capaces de aceptar por que han perdido de vista la realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ilesin por tu comentario.

      Es triste como, a veces, las situaciones más obvias, los protagonistas dejan de verlas así, se justifica y se disculpa todo, incluso aquello que nadie tiene derecho a decir sobre otra persona.
      Nadie es de nadie, nadie, ni hombre ni mujer, son inferiores al otro, ni se merecen un trato que menoscabe su dignidad.

      Como tú dices Ilesin, muchas veces estas mujeres se sienten totalmente solas, sin nadie a quién contar lo que está pasando, ellas sienten que han fallado y se lo merecen. Nadie se merece un trato así.

      Feliz semana

      Eliminar
  11. Todo maltrato, del tipo que sea, es repugnante pero el psicológico me resulta el más artero y despreciable. Esa manera de humillar, de despreciar que caracteriza a los maltratadores destruye y anula a la víctima hasta hacerla creer que es culpa suya. Me parece el 'summum' de la crueldad.
    Cómo me ha gustado ese final, esa puerta abierta que da lugar a la esperanza.
    Fenomenal, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kirke,
      Tienes razón que cualquier maltrato es repulsivo, y también que el psicológico es quizás hasta más despreciable, en ese ir minando poco a poco la esencia de esa persona, hasta destruirla y hacerla sentir culpable, encima, de lo que le pasa. Los maltratadores son especialistas en hacer que la víctima sienta que se lo merece, los golpes en el cuerpo se ven, en el alma...no y cuesta mucho curarlos.

      Me alegra que te haya gustado esa esperanza que es la que deseo a las personas que se encuentran en estas pesadillas.
      Afortunadamente también se puede salir de esas situaciones, se puede decir basta y que se acaben esos maltratos, empezar una vida nueva, con relaciones sanas y felices.

      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  12. Un relato absolutamente precioso y conmovedor, Conxita. En este afortunado caso la protagonista supo y pudo poner fin a esa colección de malos tratos y desprecios; del amor por su hijo sacó la fuerza necesaria. Aunque el tema es terrible y nunca haremos lo suficiente para denunciarlo, me alegro de que tu historia acabe bien.

    Enhorabuena, me ha gustado mucho :)

    Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia por tus bonitas palabras.

      El tema es terrible y no se acaba, la educación es fundamental y seguir insistiendo en no tolerar ni un detalle que se pueda confundir.

      Mi protagonista consigue darse cuenta, por su hijo, de que eso no es amor, que ese control, ese desprecio, esa humillación constante no tiene porqué aguantarlo y dice basta. Mi protagonista recupera la voz para decir ni una sola más humillación, no más, basta.

      Ojalá no se tuviera que insistir en este tema, ojalá más mujeres dijeran "basta" a cualquier tipo de maltrato.

      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  13. ¿Quién es machista?
    Nadie asumirá que lo es. Sin embargo, muchos hombres llevamos, algunos sin notarlo, esa impronta. Constituye un esfuerzo permanente y consciente vencerla. Porque en eso nos educaron y en los pequeños detalles se nos escapa el tufo de la educación que recibimos.
    Así que está muy bien recibir lecciones que nos lo recuerden.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Soros, bienvenido.

      Respondiendo a tu pregunta ¿Quién es Machista? pues hombres y también mujeres. Como bien dices es algo que sin notarlo se lleva, producto de una época en la que estaban "bien" una serie de tics que ahora sabemos que no tocan, porque hombres y mujeres a pesar de nuestras diferencias somos iguales.

      Afortunadamente cada vez hay más voces, de hombres y mujeres, sensibles, que cuidan esos pequeños detalles para cambiarlos, que dicen basta a actitudes y gestos y que a través de la educación se intenta conseguir una sociedad mucho más igualitaria y mejor para todos.

      Un saludo y feliz semana, y si te apetece, me alegrará volver a recibir tu visita y comentarios.

      Eliminar
  14. Uf, me has emocionado, Conxita. Desgraciadamente les pasa a muchas mujeres. Es espantoso. Yo lo vi en una ocasión en una clienta que venía con golpes en la cara y acompañada por el hijo puta ,con perdón, que no la dejaba ni ir de compras sola. Intenté ayudarla pero no se dejó. Hoy llamaría a la policía directamente.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celia.
      Tienes razón en que desgraciadamente es mucho más frecuente de lo que pensamos, a diferencia del maltrato físico que es mucho más evidente, este tipo de violencia es muy sutil, silenciosa y dañina, ante los otros el maltratador no se nota y a la víctima le es muy difícil contar lo qué le pasa porque su entorno no ve nada.

      Terrible experiencia la que cuentas, qué duro tener tanto miedo que ni siquiera se dejan ni ayudar, están tan destruidas que creen que ni eso se merecen, muy triste y sí, tienes razón que se ha de actuar, es responsabilidad de todos decir basta a la violencia de cualquier tipo.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  15. Muchas veces es a través de los ojos de otro como se da uno cuenta d lo que sucede a su alrededor¡¡ genial relato¡¡ no a cualquier tipo de maltrato¡¡¡¡ un beso... maravilloso relato concienciador¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francis por tus palabras.

      Es cierto que a veces no se ven cosas evidentes que están sucediendo a nuestro alrededor, sobre todo estas que pasan de puertas hacía dentro, personas que en la calle, en el trabajo, en situaciones cotidianas son aparentemente "normales" (con todos los problemas de las etiquetas y de esa aparente normalidad que no sabemos ciertamente que es) y en casa, se convierten en auténticos monstruos con aquellos a los que dicen amar.

      Educar a nuestros niños, a nuestros jóvenes, a la sociedad, en tolerancia cero frente a cualquier tipo de maltrato, es responsabilidad de todos construir una sociedad mejor para nuestros niños.

      Me alegra que te haya gustado el relato.

      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  16. Un relato desgarrador que va el maltratador anulando a la persona y ella no se opone a nada . Cuanto machismo hay todavía. Con lo fácil que es el respeto al otro y la individualidad de cada uno siendo respetada. La maté por que era mía y ella anulada por completo. Menos mal que al ver a su hijo pudo darse cuenta que esa vida no la quería para su hijo y vio la puerta abierta. Un buen relato Cocxita. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María del Carmen.
      Totalmente de acuerdo contigo, el maltrato es sutil, se va introduciendo, anulando cualquier resistencia de la víctima, hasta hacerla culpable. Es muy triste porque nadie es propiedad de nadie.
      La protagonista puede atreverse por su hijo, pero en otros casos ni siquiera por los niños se puede dejar ese horror atrás.

      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  17. Te felicito por tan excelente y conmovedor relato. Has sabido reflejar muy bien un tema tan lamentable.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia.
      Tienes razón es un tema tan lamentable que aún sigan muriendo personas en manos de otros que decían quererlas.

      Es terrible, e intento poner mi granito de arena dando voz a aquellas que están silenciadas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Es el problema de confundir el amor con sumisión, en entregarse por entero al otro, a costa de perder la dignidad y la autonomía en el proceso. El creerse poca cosa, el que no vale nada, porque el que te ama te lo ha dicho y se confía en sus palabras aunque resulten hirientes. Así son las relaciones destructivas, donde existe una víctima y un victimario, en donde uno es el esclavo del otro, el que se deja secuestrar hasta que, sin darse ni cuenta, ya vive inmerso en una realidad tóxica y degradante. Todo por suponer que el amor lo puede y lo debe soportar todo, por el bien de la relación. Todo por ver el amor como un sacrificio en el que solo uno de ellos se sacrifica. Todo por mal asociar el amor al sufrimiento, asumiendo que solo eso vale y cuenta y se valora.

    ¡La vida me libre de caer en esas conductas de mierda!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio David,
      De acuerdo contigo, no se puede confundir el amor.

      La dificultad estriba en saber darse cuenta de que conductas aparentemente inocentes como ese controlar a dónde vas, con quién vas, qué te dicen, qué haces...ese desconfiar de dónde has estado, husmear en busca de no se sabe qué, esas averiguaciones sin motivo, ese saber en todo momento donde uno está, las descalificaciones e insultos, esos celos insanos, ese separar a la víctima de todo su entorno, de nadie más que el maltratador...todo eso, no es amor, es otra cosa pero desde luego no es amor. Eso es una relación tóxica, como tú bien dices y de esas mejor alejarse. Siempre. ¡¡¡¡No es amor!!!!

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  19. La tortura empieza cuando no se sabe reaccionar al primer síntoma de maltrato psicológico. Callar da pie a que prosiga, y cada vez con más enjundia, esos ataques a la autoestima. Hay que saber cortar de raíz a la primera de cambio, incluyendo la fase de "noviazgo" o como se diga ahora.
    Pero tu protagonista, aunque un poco tarde, acabó reaccionando, tomando la decisión correcta.
    Pero habría que ver si su agresor se conformará o irá en su busca.
    Un drama que deseo que algún día sea solo una extraordinaria excepción en la relación de pareja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Josep Ma,

      El problema quizás es que ni siquiera se dan cuenta de que eso es un maltrato.
      Al principio hasta puede parecer, equivocadamente, una muestra de amor..."la quiere tanto que solo la quiere para él", "la quiere tanto que siente celos", ...ese es el problema que se toleran conductas que hasta están bien vistas como muestra de amor, por ejemplo los celos.
      Educar en el respeto al otro siempre, desde muy pequeñitos, no tolerar ninguna broma que incida en menoscabar al otro.

      Tienes razón que con frecuencia, estos especímenes no dejan tranquila a su víctima, en mi relato la protagonista consigue marcharse y como muchas mujeres y espero que cada vez sean más, consigue recuperar su vida.

      Ojalá no se tuviera que escribir sobre esto pero hoy leía que en el 2015 han aumentado el número de muertes de mujeres maltratadas.
      Una lacra para nuestra sociedad.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  20. Una Salida digna.

    ¿Cómo parar esas enfermedades cuando esa parte enferma se vale, además, de la violencia?

    Menos mal que, ahora, es un relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ignacio.

      Es cierto ¿cómo parar eso? ¿Cómo educar para que no haya ninguna más? ¿Qué tenemos que cambiar para que nuestros jóvenes no tengan que vivir con esta pesadilla?
      La protagonista puede salir, muchas otras no pueden, pero creo que hay esperanza, que se debe decir basta, recuperar la dignidad y la vida, y es responsabilidad de todos acabar con este tipo de situaciones, no mirar a otro lado.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Un relato desgraciadamente muy real. Ojalá todas las mujeres en esas circunstancias tuviesen el coraje de desenmudecer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lorena.
      Si parece difícil aceptar ese aceptar cosas que desde fuera son inaceptables, pero un día se cede, por amor o por lo que sea, se disculpa una conducta inadecuada y entonces empieza la destrucción. Y algunas pierden la voz, pero muchas pierden la vida.
      No es fácil salir, tener el coraje de decir ya hay bastante de eso, ahora toca vivir de verdad.

      Un saludo

      Eliminar
  22. Hola Conxita,
    que historia más conmovedora y más dura. Aunque tiene un buen mensaje al final. La mujer que quiera salir de esa situación, tiene que ser valiente y dar un paso adelante para librarse de la persona que le está robando su felicidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Erika.
      Es cierto se tiene que dar un paso adelante, decir basta, porque esa persona no la quiere y se puede salir y recuperar el tiempo perdido y aprender a vivir de verdad.
      Lo difícil es darse cuenta de que eso no es amor, que te controlen, que te digan, que te revisen, que te persigan, que no te dejen estar con tus amigos, que tengas que informar a todas horas de dónde estás, que te revisen el móvil o el correo...eso no es amor, es posesión, es obsesión... es enfermizo y no es amor.

      Un saludo guapa

      Eliminar
  23. Qué buen relato Conxita. Es un tema muy duro y actual, ayer mismo mataron en mi ciudad a una chica de 35 años,por supuesto fue su pareja.
    Espero que hayas tenido mucha suerte en el certamen y a seguir luchando para que estos casos no se den.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff Marigem qué duro una nueva víctima, no acaban nunca. Creo que publiqué ayer que en el 2015 las denuncias de violencia de género han repuntado, 353 al día, un 2% más que el año anterior, es una pesadilla que no se acaba.

      Sobre el concurso, han ganado mejores relatos pero yo estoy satisfecha con poder poner mi voz a través de mis relatos para poder decir basta, me satisface participar por eso, para que no haya más afonías en las mujeres.

      Gracias por tus buenos deseos Marigem.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Nadie tiene el derecho de anular a otra persona, por desgracia el maltrato psicológico está en muchos hogares y nadie lo ve ni escucha, al igual que la protagonista de tu relato que ahogó su voz con sus temores. Por suerte ella pudo ver el amor en su hijo y reaccionar a tiempo.

    Mucha suerte, Conxita, y gracias por tu colaboración.
    Me encantó el relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila,
      Pues justo como tu dices esa violencia silenciosa, callada, que aparentemente nadie nota, que cambia a sus víctimas minando su autoestima, su esencia, su razón de ser...y que nadie ve, con esa doble tortura para las víctimas que no pueden decir nada porque sus maltratadores son encantadores fuera y nadie las cree. Durísima y mucho más frecuente de lo que pensamos.

      Gracias por tus buenos deseos, pero como le decía a Marigem, el concurso lo han ganado relatos mejores, pero yo estoy muy satisfecha de participar y poder decir con mis letras que basta de esta barbaridad, que a los que queremos no los dañamos.

      Un beso

      Eliminar
  25. Llegará un tiempo en que no tendremos que celebrar el Día de la Mujer, porque resultará incomprensible, pero aún faltan muchas lecciones por dar y por recibir.
    Excelente relato, Conxita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Macondo.
      Yo también espero que llegue un día en que no se tenga que celebra este día porque no haya ni una sola discriminación ni diferencias entre sexo, más allá de aquellas que son propias de cada uno.
      Aún, hay mucho camino para hacer y poner nuestro granito de arena es algo que a mí me gusta hacer.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo de sábado

      Eliminar
  26. Un relato estupendo y muy pertinente en los días que corren. Me ha aliviado leer ese final. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tizire.
      La penita es que es muy pertinente, que siguen habiendo casos de maltrato y de violencia física y psicológica, que es una plaga que no se para.
      Pero, cada vez hay más mujeres que, como mi protagonista, consiguen decir que eso no es amor y que toca acabar con ello, marchándose, pidiendo ayuda y dejando atrás esa pesadilla. Se puede acabar con eso.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Una lacra la de la violencia de género que solo podremos erradicar si las mujeres nos plantamos. No es fácil y tú lo reflejas muy bien en tu relato, pero las mujeres han de buscar el apoyo en otras mujeres, la sororidad que se dice y tirar para adelante.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias U-topia por tus palabras.

      Una lacra efectivamente, así sin más. El papel de las mujeres es fundamental, no aguantando ni un solo comentario que no toca, ni una acción que menoscabe la autoestima o el respeto que debe empezar en nosotras mismas. No se pueden permitir esos comentarios, esas acciones de nadie, ni de un hombre ni de una mujer.

      No conocía el concepto de sonoridad, que comparto, aunque creo que la educación es fundamental en mujeres y en hombres, educar para que no haya ni discriminaciones ni diferencias, aunque afortunadamente cada vez hay más hombres que no toleran ni una sola muestra de discriminación y alzan la voz para denunciarlas. Bien por ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Hola Conxita.

    Este es un relato escrito desde las entrañas, desgarrador y sentido, y por ello con mucha fuerza. Reflejas con precisión la violencia e imparable degradación que el torturador va acometiendo sobre la víctima, la mujer.
    Pero también introduces la figura del hijo, víctimas colaterales que se dan de bruces con la brutalidad del mundo, cuando en sus cabecitas solo debiera de haber hadas, princesas, príncipes, cuentos, dragones buenos, gatos con botas...
    Las consecuencias de ese daño son inimaginables.
    Un abrazo, y sigue con tu voz firme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco por tus palabras.
      Justo tal y como lo describes, es como he querido reflejar esa violencia contra las víctimas sin ni siquiera levantar una mano.

      Me parece tan repugnante ese rebajar la autoestima que hace el matratador, menoscabar la dignidad de la víctima, hacerlas dudar de hasta ellas mismas, es tan indigno que alguien tiene que darles voz y es lo que he querido hacer con mi relato.

      Los niños, pobrecitos, son otras víctimas muchas veces ignoradas, sufren muchísimo y lo peor es que algunos acaban identificando y repitiendo esas conductas ya de adultos.
      Yo sigo creyendo que la educación es fundamental, hemos de educar a los niños, a los jóvenes, a la sociedad en la tolerancia cero hacía este tipo de conductas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Esos maltratos sin violencia física son terribles, porque quizá te quitan el empujón que te habría ayudado a marcharte antes. Y sin embargo, a mí que esta tiranía psicológica me parece como mínimo igual de mala, igual de cruel. Igual de insoportable. Espero que todo esto desaparezca poco a poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holden,
      A mi también me parece que tan malo es una bofetada como un insulto, el resultado es el mismo: denigrar a la mujer. El problema es que un moratón se ve, e igual se puede detectar antes, una "herida en el alma" cuesta mucho más en verse, en poder contarse.
      Ambos tipos de violencia afectan a la esencia de la mujer, que necesita ser fuerte, quererse un poco para poder decir que eso no es amor.

      Como tú dices ojalá todo esto desaparezca, que no haya más violencia ni hacía las mujeres, ni hacía los niños, ni hacía otras personas...

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  30. Me avergüenza que haya tíos así, pero me cuesta creer que ese tipo de comportamiento surja de golpe, sino que se tiene que ver venir desde el principio de la relación.
    Tampoco entiendo que alguien que lo sufre aguante, ni que haya algo que compense los malos tratos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María y felicidades por tu santo.

      Es cierto que probablemente en el tiempo de relación han ido saliendo "muestras" que se han ignorado, justificado, o simplemente no se les ha dado ninguna importancia. Ese tipo de trato está en el hombre que maltrata, porque la mujer es algo de su propiedad, sin valor y que cree puede tratarla como quiera.
      La mujer, se encuentra atrapada en una relación que incluso cree que se merece porque le falla, porque justifica que él la quiere mucho, por sus hijos, por miedo, por lo que sea.

      No es fácil salir de este tipo de relaciones tan destructivas, pero se puede salir y se deber salir. No se pueden permitir porque quien te ama, no te daña, de ninguna manera.

      Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  31. Yo también creo que este es de los mejores relatos que te he leído. Me ha encantado como nos vas mostrando paso a paso cada una de las pérdidas hasta quedarse sin voz. ¡Qué simbólico! La voz que permite rebelarse y poner en palabras lo que está sucediendo, que recupera tan pronto como se decide a dejarlo. Como si ese fuera el primer paso a la curación del alma. Muy bueno. Enhorabuena y un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por tus palabras tan generosas.

      Tal y como comentas quería reflejar esa pérdida de voz con la pérdida de su dignidad como mujer, ese dejar de quererse que su voz no soporta y la recupera en el momento en que dice basta, que eso no es amor, ese es su primer paso hacía la curación de su alma, aprovechando tus mismas palabras.

      Me alegra que lo hayas podido leer así porque así lo he sentido.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Me alegro de que al final, exista esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar por tu visita.
      La esperanza nunca se tiene que perder y es entre todos que tenemos que conseguir que estas personas la vean, que no se sientan solas y puedan salir.
      Siempre hay salida, lo que no se debe permitir es creer que alguien que te ama te pueda hacer esto.

      Un saludo y hasta pronto

      Eliminar
  33. Me gustaría compartir este gráfico interactivo sobre la violencia en España
    Gràfic interactiu: Domestic Violence in Spain

    http://public.tableau.com/s/gallery/domestic-violence-spain … by@pablosdt / @tableau #dataviz

    Ojalá los datos cambien.

    ResponderEliminar
  34. Hay que concienciar a la mujer de que tiene posibilidad de rehacer su vida, no tiene que estar sometida a nadie, eso no es amor es esclavismo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfred por tu visita y comentario.
      Es cierto que se trata de facilitar oportunidades a estas mujeres para vivir, pero estas vivencias generan tanta inseguridad que son incapaces de ver que las están dañando.
      Ojalá dentro de poco ya no hablemos de violencia y construyamos un mundo más igualitario y sin dolor, aunque a veces cuesta tener esperanza, sobre todo en un día tan triste como hoy dónde se impone la irracionalidad y el horror.
      Un saludo

      Eliminar
  35. Unas palabras plenas de emociones, amiga... Y que nos hablan de algo que debería ser obvio, pero que está claro que no lo es...

    Un abrazo, y mis mejores deseos para estos días

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ildefonso por tus palabras.
      Hay tantas cosas obvias y que no se tienen en cuenta...¿Verdad? ¿Por qué tanta violencia? ¿Para cuándo la cordura, el equilibrio, el no causar daño a nadie y menos por creernos sus dueños o en nombre de algo? Terrible, aún sigo con esas imágenes terroríficas de la masacre de Bélgica en nombre de la religión.

      Un saludo y que pases unos fantásticos días

      Eliminar
  36. He militado durante bastante tiempo y de eso ya hace también años, en grupos y movimientos feministas, en los que parecía que ya se había avanzado un montón respecto a temas como este del maltrato y otros muchos relativos al mundo de la mujer y a su educación machista, pero lamentablemente después de veinte años o más que conozco el tema de cerca, sin ánimo de ser aguafiestas, he comprobado personalmente que ese avance ha retrocedido luego, ya que muchas mujeres siguen cometiendo los mismos errores y son más machistas aún que los hombres, a los que siguen tratando en plan sumiso, ya que a las jóvenes de esta época le van "los malotes", vamos los que las cogen el móvil y las controlan sus llamadas y ellas en lugar de quejarse, pues piensan que al ser celosos es que se preocupan de ellas porque las quieren más que los otros chicos que no tienen celos ... Creo que con estas palabras ya me he expresado suficiente para que te hagas una idea de los motivos por los cuales este "cáncer" social del maltrato no acaba de erradicarse del planeta y pasan los años y seguimos observando impotentes como esas mujeres optan por ser maltratadas. Siento dar esta nota discordante pero ¡la experiencia no pinta rosa!
    Alabo tu predisposición y buen hacer, Conxita a la hora de contribuir con toda la buena fe del mundo a poner tu granito de arena, pero la cosa está muy chunga.

    Un emotivo saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrella por tu aportación desde la experiencia.
      A mi también me parece preocupante lo que comentas sobre los más jóvenes, esos tics que están apareciendo, que se ve como algo "bueno" que una persona tenga celos, que controle el móvil, tu vestuario o tus amistades. Eso es un error y un retroceso en ese camino hacía la igualdad y la no discriminación.

      Estoy de acuerdo contigo que está difícil, que no se puede bajar la guardia se tiene que seguir educando, explicando y con campañas que lleguen a los más jóvenes, "quien te quiere no te daña", "quien te quiere no te controla", "no te dice con quien tienes que salir a cenar" o "a quien tienes que ver",eso, no es amor. Los celos no son amor.

      Entre todos se trata de ir aportando nuestro granito de arena para acabar con este tipo de conductas.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. buen relato, me quedo a leer alguno más! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Soldadito marinero, bienvenido a mi blog.
      Me alegra que te haya gustado el relato y muchas gracias por dedicar un tiempo a leer otros, me encantará saber tu opinión y recibirte de vuelta si así lo deseas.
      Un saludo

      Eliminar
  38. Enhorabuena por el relato, tan ficticio pero tan real al mismo tiempo. Muy buena contribución a una buena causa. Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Natalia por tus palabras.
      A mi me gusta contribuir poniendo voz a las que la han perdido y si con mis letras puedo hacerlo, encantada. Creo que lo que no puede faltar es la esperanza de que se puede salir de estas situaciones y aún en lo más oscuro de la tormenta, siempre, siempre saldrá el sol.

      Saluditos

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->