26 de febrero de 2017

Un día más y ya son 19.345








Alicia acabó de poner los platos en la mesita frente a la chimenea, encendió una vela y miró con satisfacción el efecto creado mientras sonreía satisfecha.

«Perfecto».

Pedro se acercó y se sentó sin fijarse en la pequeña obra de amor que su esposa le había dedicado. Ella se recostó a su vez, callada, esperando como de costumbre para ver si esta vez él sí se daría cuenta y aceptando como siempre que no lo haría.
Se había acostumbrado. Años atrás alguna vez había pensado que quizás sí le gustaría que fuera más romántico y menos seco pero él era así y así lo quería. En ese aceptarlo radicaba el éxito de sus años de convivencia, ella hacía porque quería hacer y él no hacía porque no quería hacer pero ellos estaban de acuerdo.

Empezaron a cenar mientras en la televisión pasaba un programa de entretenimiento, ahora sus voces charlaban en un tono más alto que antes, igual que el volumen de la televisión que, con los años había ido ganando decibelios mientras los troncos se unían a la velada chisporroteando alegres dando calor a aquellos que cenaban.

Una vez acabaron Alicia con la inercia de los siempres se levantó para recoger los platos, uno tras otro realizó un par de viajes hasta que no quedó nada sobre la mesa, trasteo apenas en la cocina y apareció con un diminuto pastel con forma de corazón de crema y chocolate, los sabores preferidos del goloso de su marido.

—Vaya…—Pedro la miró con aparente sorpresa— ¿Qué celebramos hoy?

—Despistado…—la sonrisa de ella lo perdonaba todo— Hoy es el día de los enamorados.

—¿Aja… Tenemos un día?

Ella se sonrió mirándolo. ¡Ese hombre era imposible!, negó con la cabeza mientras colocaba el postre en la mesa bien alineado.

—Ponte que quiero mandarle una foto a las chicas—.  Él la miró divertido mientras ponía su cara de foto y esperaba a que ella acabara con el móvil.

—Tú, las fotos y tus hijas.

Ella no pareció hacerle ningún caso.

—Venga calla. Ponte, así muy bien, venga mírame—, le sonrió y le quitó una brizna invisible del jersey, después le peinó los cuatro pelos despeinados.

Miró la pantalla satisfecha.

—Perfecto, muy guapo. Ahora hazme una a mí —. Coqueta se atusó el pelo quitándose las lentes que ahora necesitaba para casi todo mientras recordaba su obsesión de joven por llevar gafas, casi se le escapó la risa al recordar al sufrido oftalmólogo diciéndole: «Señora, ve perfectamente; ya volverá a partir de los cuarenta». Desde luego no se equivocó.

Alicia regresó al presente mientras Pedro presionaba con sus manazas la tecla del teléfono y después de un tira y afloja para hacerla rabiar, se lo pasaba.
Ella miró la foto y frunció los labios.

—¡No, ni hablar, estoy fatal! Pedro, fíjate un poco más, me has cogido con la boca abierta. Venga vuelve a hacerla.

Pedro refunfuñó entre dientes sobre que «era imposible, si no dejaba de hablar ni bajo el agua» mientras tomaba de nuevo el móvil y se la mostraba.

—Y si no te gusta, yo ya he acabado—dijo gruñón.

Esta vez Alicia pareció quedar conforme, abrió el whatsapp y ágil con la práctica del día a día, busco el grupo que tenía con sus hijas mientras escribía: «Vuestro padre y yo celebrando el día de los enamorados».

La envió y después se giró hacía él dándole un beso breve en los labios y acariciándole tierna la mejilla.

—Feliz día cariño, ¡te quiero!

El hombre no dijo nada. Ella tampoco lo esperaba.

Alicia cortó el pastelito. Para él un trozo menor ya que por sus achaques no le convenía mucho el dulce; para ella bastante mayor, era golosa y le encantaba. Pedro mientras había ido a buscar una botella de cava que ya abría, sirviéndola primero a ella y después para él, entrechocaron sus copas en un brindis por «más años de este amor compartido», bueno Alicia fue la que lo dijo, él solo asintió.

—¿A dónde vas ahora?

Pedro ni se volvió y siguió con su paso más lento regalo de los años hacia la habitación, de dónde al poco regresó con una cajita envuelta en un brillante papel plateado, sonrió al ver la cara de ella.

—Feliz día de los enamorados —. Ahora fueron los ojos de ella los que brillaron con emoción y la voz de él abandonó por un instante su brusquedad — pero mujer ¿Cuántas veces me he olvidado?

Alicia no contestó lo que ambos sabían, que él siempre recordaba y que a ella le gustaba ser sorprendida. Dejó la cajita en la mesita junto al plato vacío y para disimular la emoción se alzó del sillón con un poquito más de esfuerzo.

—Mujer, ¿Y ahora a dónde vas?

Ella se giró sonriendo.

—Sabes que voy a necesitar unas tijeras.

Las risas de ambos resonaron en el comedor mientras intercambiaban una mirada de complicidad y de años de convivencia. Alicia sabia sin ninguna duda que a Pedro como el niño grande que seguía siendo le encantaba poner a prueba su paciencia bajo capas y capas de papel y celofán, que reía divertido cuando ella acababa rompiendo, impaciente, el envoltorio intentando descubrir cuanto antes lo que él le había regalado y esa vez no iba a ser menos.

Llevaban más de cincuenta años haciéndolo.



Dedicado a todos aquellos que hacen posible con sus gestos cotidianos el verdadero amor y especialmente para vosotros que lo hacéis realidad cada día.
                                                                                                                                        Conxita
                                                                                         

                                                                                                                   foto Muntsa López

130 comentarios :

  1. En el mes considerado "del amor" no quería dejar pasar la ocasión de escribir un relato dedicado a esos amores sencillos, del día a día, que sin grandes gestos demuestran a la persona que los recibe lo importantes que son y que a mi me parecen los más auténticos.

    Espero que os guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. m'ha agradat molt Conxita, segueix escribint aquests relats. JO també crec en l'amor del dia a dia. Una abraçada!

      Eliminar
    2. Moltes gràcies Anna, m'alegra que t'hagi agradat i de la teva visita al blog, m'encantarà si et ve de gust repetir i llegeixes altres relats que tinc publicats.
      És que l'amor del día a día és el que t'acompanya en la vida. Un petonàs.

      Muchas gracias Anna. Me alegra que te haya gustado y de tu visita al blog, me encantará si te apetece repetir y lees otros de los relatos que tengo publicados.
      Es que el amor del día a día es el que te acompaña en la vida. Un beso

      Eliminar
    3. ¡Hola Conxita!
      Me ha encantado tu relato. Es un fantástico homenaje a algo que hoy día, parece dar vergüenza : ¡mostrar amor!
      No comprendo porqué hay que andarse con tantas escondidas. Existen redes sociales en las que la gran mayoría de mis seguidor@s, hacian apología al 'NO SAN VALENTÍN'
      El amor hay que regarlo todos los días, pero yo soy de esas a las que se les cae la baba con los detalles en el día de los enamorados.
      Abrazotee

      Eliminar
    4. Hola Gema
      Hay una frase de Elvira Laruelo, escritora española que a mi me gusta mucha que dice Nunca encajaré en un mundo en el que el odio se grita y se susurra el ‘te quiero'”, me parece que refleja justo lo que tú dices Gema, casi como si diera pudor mostrar el amor, la felicidad, la alegría... Hay que reivindicar las cosas bonitas y el amor cuando existe se tiene que mostrar y no esconder y qué cada cual lo celebre como le gusta, ¿por qué negarnos a que se celebre?

      Mis protas quieren su pastelito en forma de corazón y para ellos eso es un detalle de amor, hecho desde la estima, desde ese cuidar los detalles, preocuparse por el otro, buscar la sonrisa y la sorpresa de aquellos a los que quieres y ese decir cada día cuanto se quiere a los que se quiere, eso es el amor.

      Un beso

      Eliminar
  2. Qué bien has descrito ese amor continuado, ese amor que a ojos extraños puede parecer rutinario pero que en realidad es un amor consolidado, un amor alimentado por muchos años de convivencia y por el mutuo conocimiento, donde un pilar importante es precisamente ese conocimiento del otro.
    A mí también me parece que un amor así es más auténtico.
    Precioso, Conxita, has recreado el ambiente de esa pareja estupendamente. Me ha gustado mucho.
    Un beso, guapa, y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kirke
      Es justo ese amor que tan bien comentas, que a ojos extraños podría no tener emoción, no pasan grandes cosas aparte de seguir queriéndose con la complicidad de los años, con el amor desinteresado que solo quiere el bien de los que se tienen cerca, lejos de alborotos y grandes muestras, solo hacer grato el día de los que se quieren, despertar sonrisas y seguir acumulando recuerdos de mucha vida.

      Un beso y que tengas una fantástica semana.

      Eliminar
  3. Creo que eso sea verdadero amor. La aceptación de todo lo que el otro es, y no l que podría o nos gustaría... Me encantó Conxita, una vez más superas todo elogio.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alma
      Sí, son esos amores cotidianos, tan generosos y tan poco vistos pero reales, tal y como dices es ese aceptar al otro como es, no como nos gustaría o podría ser, totalmente de acuerdo. Y qué bonito encontrar a ese compañero o compañera de vida con el que se construyen tantas complicidades aunque pasen muchos años como mis protagonistas.

      Me parecen tan auténticos, tan dulces y llenos de amor en cada uno de sus gestos.

      Gracias por tus bonitas palabras.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  4. ¡¡¡¡Me ha encantado!!!! Has descrito ese amor del bueno que es el mejor.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gema
      Me alegra que te haya gustado este amor cotidiano, sin estridencias ni grandes brillos, pausado y construido con amor, risas, paciencia, complicidad y aceptación del otro.

      Con frecuencia, las cosas sencillas son las más auténticas, esos gestos que nacen de la estima más pura, ¿No te parece?

      un beso y feliz semana

      Eliminar
  5. Dicen que el verdadero amor es lo que queda una vez se han apagado los fuegos artificiales.
    Quien lo dijo seguramente conocía a alguna pareja como la de tu relato, aunque no sé si son las más abundantes.

    Una historia muy tierna, como suelen ser las tuyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles yo tampoco tengo muy claro si son las más abundantes que me temo que no, pero lo que sé es que haberlas, haylas.

      A mi me parece que los difícil ha de ser seguir manteniendo intactas las ilusiones y es más seguir insistiendo para que sigan creciendo una vez desaparecidos esos fuegos artificiales.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un beso y que pases una semana fantástica.

      Eliminar
  6. El amor atraviesa por diferentes etapas en la vida, como todo, y con los años va madurando ese amor que al principio se ve y se siente de color de rosa.

    Muy bello tu texto, Conxita, un placer estar de nuevo en tu precioso rincón.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida siempre Maria, un placer recibirte, lo sabes.

      Totalmente de acuerdo con esas distintas etapas del amor y en los colores con los que se puede ver. En todas las edades el amor lo revoluciona todo aunque quizás se asocia el bullicioso y excesivo a la juventud y en la la rutina que puede dar la cotidianidad es cuando pueden llegar muchos desencuentros, pero mis protagonistas han conseguido ese amor tranquilo, que llega de la aceptación, de la complicidad y de la vida vivida junto al otro, han aprendido que siendo personas diferentes se sienten bien juntas y eso es una maravilla.

      Un beso y desearte una buena semana

      Eliminar
  7. Cincuenta años merecen un homenaje.
    Incluso una tesis doctoral.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ¿Una tesis doctoral?

      Cierto que son muchísimos años y que parece una auténtica proeza en unos tiempos como los que tenemos que todo es de usar y tirar y también las relaciones, pero como decía antes haberlas, haylos y aunque es difícil conseguir mantener las ilusiones no solo lo hacen sino que siguen teniendo aún más, personas como mis protagonistas me producen una gran ternura.

      Bien por ellos y por aquellos que consiguen hacerlo.

      Un beso y que tengas una buena semana

      Eliminar
  8. Se te nota la emoción cuando escribes, pones algo más que letras en el papel, seguro se te escapó alguna lágrima.
    Yo he pensado en mis padres mientras leía.
    Muchas gracias por regalarnos estos detalles.
    Besos enamorados también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Francisco, se me contagia la emoción que siento en mis personajes, es como si ellos me lo contaran y sí, me emociona ese amor tan generoso y desinteresado, me parece tan bonito ese querer hacer la vida de aquellos a los que quieres mucho más fácil, esos detalles llenos de amor, me emocionan querido amigo.

      Es cierto que uno se siente afortunado cuando ve esos amores tan preciosos y desinteresados.

      Un enorme beso y que tengas una preciosa semana

      Eliminar
  9. Guau, cincuenta años... Y siguen celebrando el día de los enamorados. Esto es de amor brillante y poco cotidiano. En tu literatura ofreces una cara dulce de las relaciones muy necesaria; está bien para contrarrestar la negrura que nos rodea. Enhorabuena por este amable relato.
    Un beso, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles
      Me parecen tan tiernas esas parejas que con tantos años de convivencia siguen acumulando esos detalles de amor, eso es el verdadero amor aunque seguramente no brilla ni es de grandes aspavientos pero es un amor puro de aceptación y de compañerismo.

      Tienes razón, me gusta dedicar mi atención a lo que lo merece, encontrar lo positivo, buscar la cara amable y dejarme llevar por las sonrisas; las lágrimas para cuando no hay más remedio y aún así que sean las justas porque como tú dices ya tenemos bastante negrura en este mundo. Prefiero disfrutar de esos héroes cotidianos que hacen del mundo un lugar mucho mejor.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un beso

      Eliminar
  10. Claro que sí homenaje al amor este mes jeje. Lo más difícil del amor es saber mantenerlo siempre vivo, 50 años es todo un éxito. Gracias por el relato. Un besito guapa. PD. Por cierto me sigue pasando lo mismo en tu blog aunque como ya me sé tu blog no tengo problemas en localizarte, si quiere puedes pinchar tu nombre en los comentarios que dejas en mi blog para que veas lo que pasa a ver si a ti te pasa igual ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que menos que dedicar un relato al amor en este mes del amor y quise que fueran esos amores en los que no nos fijamos, que en los tiempos que corren son raras avis que deslumbran por ser tan extraordinarios y que te hacen pensar con envidia que tú también quieres encontrar a la persona.
      Gracias por tus palabras.

      Sobre mi problemilla, hago esa comprobación desde tu blog, pero no tengo ni idea de qué puede ser, menos mal que te sabes el nombre y puedes venir a visitarme, sabes que me encanta recibirte.

      Un beso enorme Natalia

      Eliminar
    2. Gracias por tu bonitas palabras ;) Acabo de hacer la comprobación y todo bajo control cuando pincho sobre tu comentario me deja acceder a tu blog sin problemas ;). PD Ya te sigo en Instagram. Un besito.

      Eliminar
    3. Me alegro que por fin se haya solucionado, aunque no tengo ni idea de qué pasaba ni cómo se ha solucionado, pero muchas gracias por tu aviso.
      Yo también te sigo.
      Un beso guapísima.

      Eliminar
    4. La verdad que es una cosa bastante extraña, ahora justo con tu último comentario vuelve a pasar lo mismo. En fin miralo de vez en cuando yo en cualquier caso seguiré mirando desde el nombre de tu blog asino tengo problemas de acceso. Un beso

      Eliminar
    5. Igual son las pitonisas del último relato... jajaja
      Bromas aparte, no tengo ni idea de qué puede pasar pero no soy muy hábil con estos temas, lo iré revisando. Gracias

      Eliminar
  11. Un amor, un afecto de pareja que dura en el tiempo (cincuenta años es un récord) seguro que tiene todas las claves de la armonía y el cariño.
    Un relato precioso, Conxita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura.
      Cierto de récord y lo extraordinario es que sigan teniendo la misma ilusión y el mismo amor después de tantos años, eso es precioso.

      Y es que a veces las cosas más auténticas son así de sencillas como el amor de esta pareja.

      Un beso

      Eliminar
  12. Es precioso tu relato, Conxita. En la lectura, lo más bonito es la identificación que con frecuencia se produce con aquello que uno lee. Para que se dé el autor debe de ser un artista capaz de conseguirlo, y no es fácil tal cosa. Tú, amiga mía, lo has logrado conmigo. Qué simpáticos y auténticos estos Pedro y Alicia, qué tranquilidad y amor respira su relación. Me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos.

      Cuando una escribe, aspira a que la persona que te lee sienta un poquito esa identificación, que se olvide de mi Alicia y Pedro y los haga los suyos, su pareja, una cercana o igual sus propios padres y eso me parece de las cosas más difíciles de conseguir para aquellos que intentamos aprender a hacerlo, si me dices que lo he conseguido aunque sea solo un poquito me siento muy pero que muy satisfecha, muchas gracias amigo por decírmelo.

      Muchas gracias por esas palabras que me han emocionado.

      Un beso

      Eliminar
  13. Qué preciosa escena nos pintas, Conxita, y cuántas cosas nos cuentas en esos detalles que vas dejando caer, como sin querer. La historia me parece entrañable, y más en estos tiempos en que tan acostumbrados estamos a las separaciones, a las parejas más bien efímeras. La pasión arrebatadora, las mariposas en el estómago y el temblor de rodillas son geniales, pero no hacen un amor para toda la vida. Los detalles, la comprensión y respeto mutuos de la forma de ser del otro, el cariño de años y la complicidad a prueba del tiempo, sí.

    Un relato que deja buen sabor de boca, amiga. ¡Me ha gustado muchísimo!

    Un beso grande y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia.

      Sí Julia son esos detalles los que nos dicen porque llevan tantos años juntos con la misma ilusión, forman parte de ese respeto mutuo, la comprensión, la aceptación por el otro y mucho cariño.

      Cierto que las mariposas, la pasión y las piernas temblorosas están muy pero que muy bien pero mucho tiempo igual no se resistiría jajaja. Todo tiene su momento y es bonito aceptarlo y disfrutarlo.

      Me alegra haber dejado ese buen sabor de boca y una sonrisa, gracias por decírmelo.

      Un beso y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  14. Hola Conxita, una historia sencilla como lo debe ser la pareja. Me encantó el detalle de la tijera. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emerencia

      A veces parece que las cosas sencillas son simples y valen menos, pero hay cuestiones en que lo que importa no es si es sencillo o sofisticado sino que sea auténtico y nazca del respeto por la individualidad del otro como les pasa a mis protagonistas, que se respetan y quieren tal y como son.

      Es que ese Pedro es de miedo, gasta medio rollo de celofán en envolver sus regalos y ella lo conoce muy bien.

      Un beso

      Eliminar
  15. Siempre he pensado que la pasión inicial del amor, cuando éste es verdadero, se transforma con los años en cariño.
    A la flor silvestre del amor, capaz de resistir intacta agostos y sequías, y a la flor cultivada del cariño, crecedera continua carente de descanso, les salen, cada de cuando en cuando, algunas yemas nuevas en el tallo. Unas se hacen espinas aceradas, dolorosas; otras, hojas acogedoras y mimosas. Y, ambas flores, perviven con las unas y las otras.
    Y así se me ocurrió escribirlo un día. Estas flores que parecen del pasado o que incluso algunos les niegan la existencia, existen. Y tú lo muestras muy bien en tu tierno relato.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Soros qué bonitas palabras las tuyas, qué preciosa comparación con esas flores silvestres y cultivadas. Eres un poeta, qué lindo lo has contado. No conozco ese relato, ya me dirás dónde leerlo.

      En estos tiempos en que todo lo nuevo parece mejor que lo viejo, dónde prima lo joven por encima de la experiencia, me enternece ver que hay amores que sobreviven a los vaivenes del tiempo con la misma fuerza e intensidad y que nos demuestran que las cosas importantes no tienen ninguna caducidad.

      Gracias por pasarte a leerlo y tus bonitas palabras, un placer recibirte en el blog.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Gracias, Conxita.
      Tengo otro blog para pensamientos cortitos de menos de cien palabras.
      Últimamente no publico en él porque no se me vienen a la cabeza relatos tan cortos. Se llama "Todo a cien o a menos" y, en él, hay muchas cosas parecidas a esa que te he escrito.
      A lo mejor ya lo has visto. Está en:
      http://carlanca.blogspot.com.es/
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Hola Soros, sí que lo conozco y he visitado en alguna ocasión, pero como veía que no publicabas he frecuentado más tu otro blog. Volveré a visitarlo, gracias por decírmelo.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Es precioso este homenaje que has hecho a esos amores sencillos que perduran en el tiempo. Un beso, Conxita y gracias por compartir un texto con tanta sensibilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos Ana, esos amores sencillos que duran y duran porque son de verdad.
      Me ha gustado contarlo porque sí, son tan auténticos, que una se siente bien sabiendo que existen, que están en nuestros día a día y solo se tiene que saber mirar.

      Muchas gracias a ti por la sensibilidad en la lectura.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  17. Bonito y tierno relato Conxita. Yo creo que en el fondo todos queremos acabar cuando seamos viejecitos con una pareja y una situación en la que el respeto y el cariño sigue intacto como el primer día. Tu pareja me recuerda a esas que suelo ver por la calle de la mano sosteniéndose uno a otro y que me provocan tanta ternura... Ha sido muy emotivo vivir esta escena cotidiana de los protagonistas, me ha encantado. Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ternura que comentas Ziortza es la que respiran Alicia y Pedro, porque como tú dices su cariño está intacto, ha resistido el paso del tiempo, cambiando, evolucionando pero existiendo, sin desgastarse.

      Me alegra que te haya gustado esa particular celebración de los protagonistas, es que a veces no es necesario buscar grandes detalles para ser feliz, lo que importa es la intención que se tiene.

      Gracias por tus palabras, que tengas una buena y feliz semana

      Eliminar
  18. Una historia muy tierna y natural. Cada personaje con su idiosincrasia pero unidos a lo largo de muchos años de convivencia. Lo más importante, al menos en esta historia, es la aceptación de la forma de ser del otro (el marido en este caso) aunque no se ajuste al ideal que uno (la mujer) desearía. Y más importante aun, es que el amor es correspondido. Cada uno lo expresa a su manera. Muy bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como dices Josep Mª es esa aceptación del otro tal y como es, con sus luces y sus sombras y sin querer cambiarlo. Se quiere y por tanto se acepta al otro y en ese aceptar la individualidad es cuando pueden construir la pareja, porque son amores que dejan vivir sin asfixiar, que respetan al otro porque no hay medias naranjas, hay personas enteras que deciden vivir en compañía de aquellos a los que eligen y con los que se sienten amados.
      Y sí, ese amor correspondido cada uno lo expresa a su manera.

      Gracias por tus palabras.

      Feliz semana

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Ilesin ¿Verdad que sí son tiernos esta pareja de enamorados? Es tan bonito ver que aunque pasen los años, los sentimientos permanecen y no solo eso sino que siguen teniendo las ilusiones por la otra persona intactas.
      Es precioso, te hace creer en que todo es posible.

      Muchas gracias por tu tiempo.

      Un beso

      Eliminar
  20. Gracias a miles de historias como esta, el mundo todavía es habitable.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Alfred historias como las de Alicia y Pedro nos hacen creer que todo es posible y hacen del mundo un buen lugar para vivir.

      Ojalá hubiera mucho más amor del desinteresado y auténtico.

      Un beso y que tengas una buena semana

      Eliminar
  21. Al fin un relato con final feliz. Aunque al principio no lo pareciera. Lo han engranado estupendamente, Conxita.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Alicia y Pedro llevan más de cincuenta años siendo felices y eso es algo fantástico que nos hace creer que la magia es posible.
      Me alegra que te haya gustado la manera de contarlo Ignacio,

      Que disfrutes de una buena semana.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Has hecho un relato estupendo y no me refiero solo a la historia, que también, sino a lo bien que la has contado.
    Un merecido homenaje a los que, sin duda, con algún que otro esfuerzo y alguna que otra renuncia llegan a cumplir 50 años de amorosa convivencia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ámbar es que igual la convivencia se conforma también con pequeñas renuncias y esfuerzo por entender al otro y ser entendido. Los protagonistas saben que no solo hay risas en su relación, han construido un camino en el que ha habido de todo, pero también es cierto que con amor, con la persona adecuada, el camino se hace mucho más a gusto y llegan a esos más de cincuenta años de convivencia, que se dice pronto y son mucho días, exactamente esos que salen en el título 19.345.

      Un beso y que tengas una buena semana.

      Eliminar
  23. Una historia llena de dulzura, a pesar del aparente envoltorio seco y brusco de Pedro.
    Ese es el verdadero amor que ha madurado, en el conocimiento del otro, en la aceptación de las diferencias y también en el juego cómplice y compartido.
    Un hermoso relato, Conxita.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien dices Mirella ese envoltorio de Pedro esconde un hombre a su manera tierno, que quiere a su pareja aunque lo demuestra poco y es que las maneras de mostrar el querer son muy diversas, lo importante es esa aceptación y ese compartir que esta pareja lleva haciendo toda su vida.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Me ha encantado y coincido contigo en que estas sencillas historias de amor son las más verdaderas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son tan auténticas, sin artificios y añadiendo justo lo que se necesita, esa aceptación del otro tal y como es, sin estridencias, viviendo en paz y armonía en su día a día y con la vida que tienen, ¿qué más pedir?

      Gracias Macondo por tu visita.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Entrañable relato. El amor es uno de los ingredientes esenciales para ser feliz. No entiendo la vida sin querer y que te quieran. Por eso se intuye tanta complicidad en la pareja protagonista, que has sabido plasmar muy bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gerardo por esas palabras.

      Esta pareja ha conseguido hacer fácil lo difícil, esa complicidad e ilusión que a pesar de los muchos años de convivencia siguen manteniendo intactos.

      Es fantástico encontrar a esa persona con la que estás bien y te sientes comprendido incluso sin palabras, es bonito querer y que te quieran, y tanto que sí.

      Un saludo

      Eliminar
  26. Yo lo definiría como "amor real", quizás un poco alejado de los cánones clásicos, pero creo que es el poso que queda después de muchos años,... y lo has contado de una forma natural,... como la vida misma, como toda una vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso Norte, un amor real, sin muchos artificios, lleno de detalles cotidianos del día a día, sin grandes manifestaciones pero sí muy auténticas por parte de ambos y eso es muy bonito, para mi eso es amor.

      Me alegra haberlo contado naturalmente como la vida misma o como esa vida plena de los protagonistas.

      Un saludo

      Eliminar
  27. Ay, Conxita...Me ha encantado! :)

    Cierto es. El amor está en los gestos, en los actos, en los detalles del día a día, día tras día...

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho Flora

      Como tú bien dices y reflejas con frecuencia en tus poemas son esos detalles, esos gestos, en esas miradas cómplices, en ese entenderse sin palabras, en las risas compartidas... como se construye el amor.
      Es un amor de pequeños gestos pero muy auténticos, que se demuestra haciendo en lugar de decir grandes y hermosas palabras, auténtico.

      Un beso también para ti.

      Eliminar
  28. me gusta el juego que se traen.

    me gusta la complicidad.

    me gusta su duración temporal.

    me gusta como está relatado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta Guille que te guste el juego de la pareja, a mi me parece muy tierno.
      Me gusta que te guste la complicidad, a mi también.
      Me gusta que te guste su duración, porque es cierto que también hay amores que duran (y sin necesidad de pilas ni aditivos artificiales) construidos con el cariño, la complicidad, el entendimiento, el respeto, las risas...

      Me gusta que te guste como está relatado, muchas gracias por decírmelo.

      Un beso

      Eliminar
  29. Qué grande Conxita. En día cono este (o aquel, que ya hablamos en pasado), donde lo más habitual es un relato edulcorado, de esos que emanan corazoncitos, como los de la foto que has puesto al principio, tú nos sorprendes con un relato que, de sencillo, es grande. La más hermosa de las historias de amor, y sin hablar de grandes demostraciones, "te quieros" o anillos de brillantes, porque es el amor de "andar por casa", pero de ese que tiene la fortaleza de los cincuenta años que lleva poniéndose a prueba. Al leer tu relato, se me viene a la mente (y no creo que sea el único), a más de una pareja que conozco, de esas mayores, con más de cincuenta años en su haber y, que, entre gruñido y gruñido, una mirada de complicidad, y un "ya sabemos como somos y... nos hemos aceptado", porque el Amor, nace, pero también se construye. Y, como se suele decir, lo que no lo mata, lo hace más fuerte.
    Gran relato, Conxita. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro
      No soy mucho de corazoncitos pero sí era la imagen ideal para tanto día de San Valentín y tantos miles de corazones que han inundado nuestros días, aunque mi relato ha llegado en este mes pero en otro día.
      En Cataluña se celebra el día de los enamorados el 23 de abril, festividad de Sant Jordi o San Jorge, un hermoso día en el que se regalan letras y rosas a aquellos a los que se quiere.

      Mi relato habla de ese amor cotidiano, hecho de convivencia y mucho amor, como tú dices sin grandes demostraciones ni te quieros ni brillantes, un amor de andar por casa, me ha encantado esa expresión porque lo refleja tal y como es, estoy segura que mis protagonistas lo subscribirían palabra por palabra.

      Y me alegra que hayas podido reconocer a otros Pedros y Alicias conocidos porque hay muchos héroes anónimos que mantienen vivo cada día el amor que se tienen, solo se trata de aprender a mira, ¿no te parece?

      Totalmente de acuerdo contigo, el amor nace pero también se construye y se cuida y se mima cada día.

      Un beso enorme

      Eliminar
    2. Ah, es verdad, el día de Sant Jordi. Lo sabía, pero no me acordaba y, la verdad, me parece una idea estupenda y hermosa lo del libro y la rosa. Besos Conxita

      Eliminar
    3. Es una muy bonita fiesta, si algún día puedes estar en Barcelona en esa fecha es un espectáculo precioso ver como los libros y las flores son los dueños de la calle, aunque es cierto que hay muchíiiiiiiiiiisima gente. Todo no se puede tener.
      Besos

      Eliminar
  30. Un relato delicioso, Conxita. Reflejas el amor maduro, el amor de cincuenta años, cuando todo ha sido ya superado y la pareja llega a conocer hasta los niveles de colesterol del otro. Aún así pervive una sutil chispa de pasión, de sorprender en la rutina cotidiana. En ese consiste la felicidad, en disfrutar los pequeños momentos de cada día. Un excelente regalo de enamorados. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, gracias por tu visita.

      Es un amor pausado, lejos de esos amores apasionados del principio aunque eso no signifique que no siga la pasión en sus vidas, tal y como tú dices mantienen esas chispas y esa sorpresa hacía el otro. El tiempo sosiega y está bien porque sería difícil mantener la sangre alterada del enamoramiento tantos años, no sé yo si sería sano jajaja.

      Y sí son esos amores que se preocupan por todo lo que afecta a la persona a la que se quiere.

      Me apunto a ese disfrutar de los pequeños momentos con la persona, eso hace que la vida valga la pena.

      Un saludo.

      Eliminar
  31. Que bellos esos amores sencillos, del día a día... Me encantó el final, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho Ildefonso
      Son esos, justo esos que se construyen en el día a día, sin grandes alborotos ni estruendos, de pequeñas cosas y de amor por el otro.

      ¿El final? es que son más de 50 años conociéndose, y ella ya va sabiendo...
      Muchas gracias por tu tiempo.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Una historia de amor real que me ha encantado: ¡buen trabajo, Conxita!

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer
      Es una historia de amor basada en las cosas sencillas, esas que parecen sin importancia pero que acaban convirtiendo en extraordinario un amor de más de 50 años, con las ilusiones, las ganas de sorprender y querer al otro intactas.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un beso

      Eliminar
  33. Hay costumbres que merece la pena, más que mantener, atesorar y mimar. Son esos simples detalles como el envoltorio de un regalo más que el regalo en sí, los que alimentan día a día las relaciones.
    Un buen homenaje tu relato a este mes de los enamorados que hoy despedimos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lorena estoy de acuerdo contigo en que hay momentos en las parejas, sus momentos, esos que cada pareja construye que son la base de las relaciones porque están creados desde la complicidad, en el compañerismo, en el amor,la comprensión y la aceptación del otro.

      Me apetecía dedicar un relato de amores sencillos en este mes del amor por excelencia.

      Gracias por leerlo.

      Besos

      Eliminar
  34. Hola Conxita.

    Qué bonita sensación te queda al ser testigo de esta sencilla pareja, una relación entrañable, igual que cuando escuchas a esos abuelillos hablar emocionados de la mujer, la compañera de viaje, sin la cual su vida sería como la de una estrella aislada en el universo, sin brillo, apagada y errante.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Paco haberte dejado esas sensaciones, porque es cierto que leyendo a Alicia y Pedro uno no puede menos que sonreír y suspirar porque a todos nos gustaría tener tantos años con la misma ilusión y amor de siempre.

      A mi también me emocionan esas muestras de amor por el otro después de toda una vida juntos, es tan precioso esa admiración y cariño por el compañero, eso sí es amor de verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. Ella se nota que ha sido la que más se ha resignado y hasta frustrado en la relación para que las cosas funcionen relativamente bien. Aunque sea en pequeñas cosas, pero que a la larga suman y resultan en separaciones. En más de 50 años de relación, quién sabe, ya se han separado alguna vez estos dos.

    Más saludos, Conxita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David
      Sabemos lo que quizás piensa ella pero no lo que piensa él. A mi me parece que en una relación de tantos años, ambos han tenido que ceder en algunas cosas y no creo que lo vivan como frustración sino más bien como pequeñas concesiones que uno hace cuando quiere a alguien de verdad, estas cosas cuando el amor es auténtico no cuestan y se acaban compensando. No son grandes carencias y si conocimiento del otro, algunos son más dulces y extrovertidos, otros más secos y reservados pero lo importante es que lo que se sienta por el otro valga la pena para querer quedarse a su lado feliz, porque se trata de ser feliz no de estar solo acompañado.

      Gracias por tu visita.

      Un saludo

      Eliminar
  36. Bellísimo relato, Conxita. Has dicho algo muy al principio con lo que coincido, desde siempre, en el tema del amor de pareja. Algo muy simple y, a la vez, complicado y no es otra cosa que estar "de acuerdo" en líneas generales en cuanto a las cosas fundamentales de la vida y los valores. Da igual ya todo lo demás: hobbyes, horarios, gustos, manías, etc.
    Me ha encantado tu alusión a todas las capas de paciencia de ambos, que es lo que hoy tanto escasea. Además, hace falta la voluntad de 'querer' QUERER.
    Espléndido post para celebrar este mes que finalizó ayer (siento el retraso en venir, Conxita).
    Un beset molt fort

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonica.
      Muchas gracias por tus palabras Chelo.
      Cuando se está de acuerdo en las cosas que importan, las de verdad, todo lo otro se puede llevar muy bien.
      Y sí en una relación hay paciencia por parte de ambos para comprender que las personas somos muy distintas y que no se trata de juntar medias naranjas, sino con las naranjas enteras llevarse muy bien aceptándola entera sin querer cambiarla porque crees que esa persona vale la pena.

      No hay ningún retraso ni nada que disculpar preciosa, faltaría más, las cosas se hacen cuando se pueden Chelo y todos vamos muy atareados.

      Me alegra mucho que lo hayas disfrutado.
      Un beso enorme

      Eliminar
  37. Precioso relato Conxita. Esas acciones monótonas y repetidas tras los años de conocimiento es lo que va cimentando el amor cuando ya se acabaron la pasión y las luces de verbena del principio. Amor del de verdad, del que supera las complicaciones y la falta de poesía de la vida diaria.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa muchísimas gracias por tus palabras.
      Es que siempre con la misma pasión y parafernalia no sé yo si se podría resistir, que los años también pasan factura. Bromas al margen, es cierto que es un amor de esos que van haciendo poso, de años de convivencia y de respeto, de los que como tú dices superan las complicaciones, la cotidianidad y siempre tienen una sonrisa para la pareja y las ilusiones intactas para comprar un pastelito el día de los enamorados porque se sienten así, eso me parece precioso en los tiempos que corren que todo es de usar y tirar, también el amor que se gasta muy rápido.

      Un beso enorme y que acabes de pasar un muy feliz miércoles guapa.

      Eliminar
  38. La fuerza de este relato está en su sencillez y en la cotidianidad que emana. Tan sólo dos protagonistas repitiendo los mismos gestos y acciones que de tanto usarlos se los saben de memoria, pero que repiten una y otra vez porque disfrutan de ese momento y son capaces de sacarle todas sus posibilidades, cada uno a su manera. Es una suerte tener a quien querer, es una suerte tener quien te quiera. La frase creo que resumen perfectamente el relato. Un abrazo Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge
      Gracias, sí es eso justo lo que tú destacas, la sencillez desde el día a día, es un amor sencillo, sin grandes gestos pero muy auténtico, porque nace desde la preocupación y la estima por el otro, ese querer que la persona a la que quieres se sienta bien,seguir ilusionado y lleno de magia aunque pasen los años, eso es muy bonito.

      Y me quedo con esa frase tuya que es espléndida sin ninguna duda: es una suerte tener a quien querer, es una suerte tener quien te quiera, me parece un broche precioso para el relato, gracias por compartirla.

      Un abrazo

      Eliminar
  39. Hola Conxita, disculpa el retraso en venir. Hermoso, muy hermoso relato en el que la ternura es protagonista en ese amor que perdura a lo largo de tantos años en esta pareja mayor. Una delicia como logras que se expresen los dos protagonistas. Pero los logros se los lleva la autora que sabe transmitirnos, a todos los que te leemos, el candor de esa escena que reivindica las emociones más nobles y el respeto que nos debemos como seres humanos capaces de ejercer el amor en plenitud.
    Un abrazo, Conxita.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy querido Ariel, en este rinconcito de letras no es necesario disculparse, cada uno llega cuando puede y siempre sois muy bienvenidos. Sabes que para mi es un placer leer vuestros comentarios, así que siéntete siempre en tu casa y ven cuando te apetezca y puedas sin ningún compromiso y encima me regalas unas preciosas palabras, muchísimas gracias Ariel.
      Se trata de un amor del día a día, ese que es tan difícil de mantener, un amor que se basa en entender al otro, respetarlo y aceptarlo en su individualidad y con sus cosas, un amor que algunos llamarían imperfecto pero es el que a ellos les gusta, es suyo y es perfecto para ellos.

      ¿Qué mejor emoción, verdad Ariel? El amor, es un buen motor para la vida, claro que sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Ahora toca celebrar las Bodas de Plata con toda la familia. ¡Felices cincuenta! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara,

      Me da a mi que a Alícia no es de las que deja pasar una ocasión para celebrarlo y ¿qué mejor manera de celebrar ese amor compartido a lo largo de todos esos años que hacerlo con su familia? Como tú dices a por esas bodas de plata y que sigan muchos más años felices y disfrutando que eso da gusto.

      Un saludo

      Eliminar
  41. Que amor tan maduro y hermoso el que refleja la pareja en tu hermoso relato, Conxita.
    A medida que pasaron los años la compenetración ha llegado a ser tan sólida que cada uno es capaz de mostrarse tal y como es y ser aceptado por lo mismo.

    Es bonito imaginar que el amor puede llegar a ser apreciado con naturalidad, a pesar de los años y las circunstancias.
    Me ha gustado mucho.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila un placer tenerte de nuevo por aquí o ¿aún estás a medias?

      Es un amor de mucho roce (en el buen sentido), de mucha convivencia, con las cosas buenas y las menos buenas que tiene el día a día, en el que ambos como tú dices se compenetran a la perfección y pueden mostrarse como son y ser aceptados como son, y esa parece ser la clave de la felicidad de esta pareja y de muchas otras que hacen de cada uno de sus días un ejemplo de amor.
      Es que el amor es esa aceptación sin condiciones, esa ilusión que se esfuerzan en revivir los protagonistas del relato, es mimar al otro con pequeños detalles... son esas pequeñas cosas que hacen grande al amor.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un beso enorme

      Eliminar
  42. Qué sensibilidad hay en tu relato.. me agradado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Suni por tus palabras.
      A mi me parece que a veces algunos se pierden buscando el amor en mayúsculas, para mi son esos pequeños detalles los que te hacen ser feliz como ese pastel en forma de corazón o ese envoltorio escondido tras capas y capas de papel y celofán que demuestran mucho mejor que miles de preciosas palabras lo que se siente por la otra persona.
      Eso y valorar las cosas que realmente importan en la vida que no tienen precio.

      Un beso y feliz fin de semana

      Eliminar
  43. Me ha gustado mucho, Conxita.
    Desde luego cincuenta años con tan buen rollo y comprensión mutua son de admirar.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia
      Cierto que cincuenta años parecen una auténtica proeza en los tiempos que corren de tanto fast y donde todo aquello que dura un poquito de tiempo parece demodé y antiguo.
      Alicia y Pedro aportan la esperanza de que no todo es así, que la aceptación, el respeto, la tolerancia hacen que se puedan seguir manteniendo relaciones llenas de buen rollo y comprensión mutua como dices y eso a mi me parece precioso.

      Gracias por tus palabras.

      Un beso enorme y que tengas un feliz fin de semana.

      Eliminar
  44. Un amor de cincuenta años y siguen enamorados es una maravilla. La sencillez es lo que une a esa pareja. Nosotros llevamos 42 años casados, 5 de novios y desde niños queriéndonos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Mamen, más de cincuenta años y siguen enamorados, disfrutando de la presencia del otro, ilusionándose y buscando sorprender con detalles que hacen la vida más tierna y fácil.

      Felicidades por esos ¡47! años de amor verdadero, precioso, seguro que podrías explicar tantos detalles compartidos como los protagonistas del relato, vosotros sí sabéis cuidar y mimar al amor.
      Un abrazo

      Eliminar
  45. Pues hay que reconocer que has bordado el texto para esta ocasión. Y una vez más, tu estilo, dejas detalles cotidianos y sencillos que hacen siempre agradable su lectura.

    Abrazo, Conxi.

    ResponderEliminar
  46. Muchas gracias Ernesto
    Mis protagonistas son los que hacen fácil escribir el relato, esos héroes anónimos que vemos a nuestro alrededor que hacen fácil lo difícil y que nos muestran a través de sus acciones, llenas de pequeños detalles, que el amor está ahí y que es necesario cuidarlo, mimarlo y seguir llenándolo de ilusiones cada día.
    Me alegra mucho haber sido capaz de transmitir esos sentimientos en mis letras, gracias por decírmelo. ¡Qué bonitos y tiernos son esos detalles del día a día! ¿No te parece Ernesto?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. ¡Vaya, hemos completado el centenario!

    Así es la vida, Conxi. Un instante tras otro. Lo que hagamos con ellos marcará nuestro día a día.

    Chao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ahora he visto lo del centenario.
      Me quedo, si me permites con esa frase tan acertada lo que hagamos con esos instantes, uno tras otro, marcará nuestro dia a dia, ojalá seamos sabios para aprovecharlos.
      Un abrazo

      Eliminar
  48. Hola Contxita. Aquí estoy para devolverte la visita y disfrutar con tu relato. Con tu permiso, me voy a dar una vuelta por tu "rinconcito". Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa encantada de recibir tu visita y siéntete muy bienvenida porque lo eres y por supuesto mi rinconcito también es el tuyo si te apetece.
      Tal y como digo en la presentación del blog y he comentado muchas veces, lo que más de blogger es la posibilidad de intercambiar comentarios, charlar de todo aquello que nos apetezca, saber vuestras opiniones y aprender de lo que me comentáis y de todo lo que queréis compartir conmigo.

      Un abrazo y hasta prontito si te apetece, feliz domingo.

      Eliminar
  49. Una magnífica historia, Conxita, donde pones de relieve ese amor que se ha ido forjando a lo largo de esos cincuenta años.
    Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maripaz
      Gracias por tus palabras.

      Mis protagonistas hacen del amor algo aparentemente muy sencillo, sin grandes gestos, sin muchos brillos y basado en el día a día. Y son maestros en eso tan difícil que es la convivencia, se aceptan tal y como son y así se quieren. No hay dobleces ni engaños ni disimulos, son como son y eso los hace auténticos y que después de cincuenta años puedan seguir queriéndose.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  50. Aunque ella lo aceptase como es (sabia elección que hace que los amores prosperen), parecía, al principio, más bien una historia de amor unilateral, con un cierto poso de desencanto. Solo al final se aprecia que el cariño es recíproco, y lo hubiera sido igual sin regalos de por medio.

    Estos son los amores sin alharacas que quedan cuando ya la presbicia no te deja vivir... Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara bienvenida a Enredando con las letras
      Muy buena tu apreciación, Alicia parecía dar mucho más que Pedro que era como si se dejase querer, como si le diera un poco igual lo que ella hiciera pero más tarde nos damos cuenta de que es como tú dices un amor recíproco, el de ella más cálido y expresivo y el de él más seco y un tanto áspero pero compartido, está claro que se quieren y prueba de ello son esas ilusiones intactas después de tantos años.

      Estoy contigo que el regalo era lo de menos, mis protas han aprendido a aceptarse como son y así se quieren, un amor de gestos y palabras sencillas pero muy auténtico.

      Muchas gracias por tus palabras y si te apetece me encantará recibirte de nuevo en el blog y saber tu opinión.

      Un saludo y que tengas una buena semana

      Eliminar
  51. Emulando a aquel famoso tango :

    " que cincuenta años no es nada"

    Que lindo escribes, muy querida amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo
      Pues ese tango les viene muy bien a mis protagonistas que siguen con sus ilusiones intactas y su manera de ver la vida compartida llena de muchos más años.

      Gracias por tu amabilidad siempre conmigo. Me alegro que te guste y muchas gracias por decírmelo.

      Un saludo

      Eliminar
  52. Una preciosidad. Ojalá más historias así, tan verdaderas y reales y menos comerciales, que es a lo que esta sociedad nos está acostumbrando: sonrisas en las fotos, pero en la realidad nada de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Holden qué bonito, muchas gracias.
      Son esos amores cotidianos, que vemos a nuestro alrededor que se componen de aceptación, respeto y pequeños detalles que hacen la vida más fácil a aquellos a los que se quiere. Son mucho más auténticos que otros muchos que vienen disfrazados con lazos, oropeles y mucha sonrisa falsa.

      Y es que la felicidad, para mi, se compone de pequeños detalles que nos hacen estar bien con quien queremos estar bien y los brillos y esos amores de revista para aquellos que se quedan con lo superficial.

      Un beso

      Eliminar
  53. Ya empezaba yo a enfadarme con este hombre y con ella también,
    Pero de pronto reaccionó mi corazón
    Super emotivo
    Tierno y lindísimo
    Enternecedor

    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen
      Es un duro tierno, es como es y así lo acepta ella, porque ese es el amor de verdad, aceptar al otro tal y como es y él la quiere mucho aunque se esconda detrás de la rudeza o quizás no sabe demostrar de otro modo. Son de esas generaciones a las que se insistía que los hombres no demuestran sus emociones, pero quererla vaya si la quiere.

      Me alegra que te haya gustado, gracias por decírmelo.

      Un abrazo y feliz fin de semana

      Eliminar
  54. Un estupendo relato. Es muy agradable leerte . Escribes excelente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia por tus bonitas palabras.

      Es un amor hecho de respeto, convivencia y mucho amor, de los que se construyen en el día a día y quizás con pequeños detalles pero muy importantes.
      El amor no necesita de grandes gestos, sino de sinceridad y hechos, ¿No te parece?

      Un beso y feliz fin de semana

      Eliminar
  55. Hoy vengo a desearte una feliz tarde, preciosa.

    Muackssss.

    ResponderEliminar
  56. Muchísimas gracias Maria, bonito detalle. Te deseo lo mismo.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  57. Regalo es el que nos has hecho tú con este relato. Muy emotivo por estar tan logrado esa cotidianidad que arrastra años de convivencia y paciencia mutua por preservar una relación amorosa entrañable como esta. Enhorabuena y una abrazo, Conxita.
    P.D.: Perdona el retraso por dejarte el comentario, no tuve tiempo la primera vez que lo leí ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas palabras Eva
      Es que la cotidianidad está la pobrecita muy deslucida y siempre se la acusa de cargárselo todo y lo cierto es que cuando dos personas se quieren se hace todo lo posible y hasta lo imposible para mantener intactas las ilusiones y el amor por esa persona.

      Eva soy muy afortunada por contar con vuestros comentarios en Enredando con las letras y nunca hay retrasos, se llega cuando se puede y se tienen ganas y siempre se es muy bienvenid@.

      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
  58. Un relato muy tierno y cotidiano que me ha encantado, Conxita. Está lleno de esa ternura de las pequeñas cosas y del día a día, que hacen tan especial a una buena convivencia de pareja. Un abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramón
      Muchas gracias por tu visita.
      Me alegra que te lo haya parecido, cierto es un relato de hechos sencillos y cotidianos, hechos del día a día de una pareja para la que cumplir años no ha sido un problema, sino una manera de estar aún más unidos.

      Mis protagonistas han aprendido a comprenderse, a aceptarse y a seguir manteniendo la ilusión en su día a día, eso que es tan y tan difícil.

      Un abrazo

      Eliminar
  59. Menos mal, que apareció con el brillante, porque ya te iba a decir yo que el prenda era un esaborío. Al final, tiene sus cosillas, como las tenemos todos, y sobrellevamos para que el amor perdure.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muy bueno Manuel¿un brillante? Igual, aunque creo que para Alicia lo importante es que piensa en ella, tanto para acordarse, comprar lo que sea y pasarse horas envolviendo su regalo para esa broma de años que ella ya espera.

      Y es que todos tenemos nuestras cosillas y aceptarlas hace como bien dices que el amor perdure.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  60. Preciosa escena. Amor que perdura con los años, ese del bueno, del que no se intenta cambiar al otro, del que perdura. Me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, me alegra que te lo haya parecido.
      Es bonito este amor cotidiano de mis protagonistas, que se aleja de música y fuegos artificiales, que ha dejado de ser explosivo y se construye en el día a día, que aprende a aceptar al otro tal y como es y que por tanto puede durar hasta esos más de cincuenta años.

      Siempre parece culparse a lo cotidiano de desgastar al amor y los protas nos demuestran que no, que las cosas cambian pero sí hay amor permanece aunque se tiene que seguir mimando día a día y ser auténtico.

      Un beso

      Eliminar
  61. Cuando línea a línea vas logrando que odiemos a ese tipo, pegás un volantazo y nos regalás una hermosa demostración de amor. Excelente manejo de sensaciones, Conxita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl
      Me alegra que te haya parecido bien el viraje.
      Bien percibido esa contradicción de actitudes del protagonista, he intentado dibujarlo tal y como es, alguien con actitudes no muy cooperadoras en casa, quizás no porque no quiera, sino porque ni se lo plantea, se ha educado así. Afortunadamente eso está cambiando.
      Pero Alicia, lo acepta tal y como es y al final es así como funcionan las relaciones, aceptando al otro como es y si no se puede aceptar se trata de seguir cada uno su camino. Lo que parece claro que no funciona es intentar cambiar al otro, porque ¿entonces a quién se quería?
      Alicia lo sabe y también que él a su manera un poco brusca, sin efusiones y demostraciones la quiere y por eso una relación se mantiene con esa ilusión más de 50 años.
      Un saludo

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->